Injerto capilar en Madrid: una técnica segura, eficaz e ¿indolora?

Injerto capilar en Madrid: una técnica segura, eficaz e ¿indolora?

General No hay comentarios en Injerto capilar en Madrid: una técnica segura, eficaz e ¿indolora?

Problemas en la alimentación, causas genéticas, estrés… la verdad es que son muchos los factores que influyen en la pérdida de cabello. Es por este motivo por el que cada vez más gente se interesa por el Injerto capilar en Madrid, donde las clínicas capilares ofrecen soluciones más que buenas. Se trata de una técnica que consiste en el trasplante de cabello de aquellas zonas en las que se mantiene, como puede ser la nuca o los lados de la cabeza, a las áreas despobladas o afectadas por la alopecia.

Como decíamos, se trata de un procedimiento seguro y eficaz que gana adeptos día a día, no por nada es considerada como la mejor opción en cuanto a restauración capilar. No obstante, al tratarse de una intervención, también surgen dudas y cuestiones relativas al propio proceso. Por eso, antes de someterse a la realización de un injerto capilar en Madrid, es conveniente conocer todos los aspectos que conlleva esta técnica. En este sentido, uno de los temas más recurrentes es el tema del dolor, al que, en este artículo, intentaremos dar respuesta.

¿Es doloroso someterse a un trasplante de cabello?

Podemos afirmar con rotundidad que este tipo de tratamiento no es doloroso en absoluto. Para realizar este tratamiento se utilizan diversas técnicas como la FUE (“Follicular Unit Extraction”, extracción individual de folículos) o la FUS (“Follicular Unit Strip Surgery”, técnica de la tira) y con ninguna de ellas resulta doloroso. No obstante, sí que es cierto que en algunos casos, los pacientes más sensibles pueden experimentar algún tipo de molestia durante la cirugía, una molestia equivalente a la de un leve tirón o presión en la zona a tratar, por lo que resulta totalmente tolerable.

Para garantizar que el paciente no sufra ninguna molestia durante el proceso, se aplica anestesia local. Además de con los analgésicos correspondientes, este tipo de anestesia está dotada con un antibiótico específicamente indicado para el cuero cabelludo. Así pues, el único malestar que se puede generar durante la intervención se produciría al inyectarse la anestesia en las áreas que se van a tratar. Una vez es anestesiado el cuero cabelludo, ese pequeño dolor se desvanece totalmente.

El uso de esta anestesia local permite que el paciente esté consciente durante todo el proceso. Sin embargo, existe también la posibilidad de poder aplicar algunos sedantes si la persona se encuentra muy nerviosa o ansiosa a lo largo de la intervención quirúrgica.

En cuanto a la duración del injerto capilar, dependerá en gran medida de las características del área a tratar. Cuando se trata de casos leves de alopecia, el tratamiento puede llevar unas tres o cuatro horas. Cuando la alopecia es más severa, la cirugía puede alargarse hasta las 8 o 12 horas, por lo que es muy común que se realice en diferentes sesiones para completar el proceso.

El postoperatorio

Ya hemos visto que la realización de un injerto capilar en Madrid no reporta mayor problema, pero ¿qué hay del postoperatorio? Las técnicas que se utilizan hoy en día hacen que este tipo de intervenciones no supongan apenas riesgos para el paciente. En general, durante el postoperatorio no se produce ninguna molestia. No obstante, cada persona es diferente y aquellas con un umbral del dolor no demasiado alto sí que pueden llegar a percibir sensaciones un poco incómodas.

De todas formas, el profesional que nos haya atendido será el encargado de prescribir los analgésicos y antiinflamatorios requeridos para mitigar esas posibles molestias que se puedan percibir. Del mismo modo, un buen postoperatorio consiste básicamente en seguir al pie de la letra las indicaciones que haya dispuesto el médico. Es recomendable no dejar que el dolor vaya a más, de modo que, en ese caso, y aun con la ayuda de los analgésicos, se deberá acudir lo antes posible al cirujano que nos ha tratado.

Lo bueno de este tipo de operaciones es que se trata de una cirugía ambulatoria, lo que significa que no requiere hospitalización por parte del paciente. A las 72 horas, el paciente ya puede retomar su vida con normalidad. Después del postoperatorio obtendremos como resultado final un injerto capilar permanente y de aspecto totalmente natural que, además, al ser un trasplante realizado con nuestro propio cabello, tendrá unas posibilidades de rechazo inexistentes.

Las clínicas capilares

Por último, es importante remarcar la importancia que tiene contar con una buena clínica capilar, pues es ahí donde están los profesionales que tienen los conocimientos y las técnicas requeridas para garantizar el mejor resultado posible para la realización de un injerto capilar en Madrid. Este tipo de intervención no deja de ser una operación y, aunque a priori no suponga mayor problema para nuestra salud, siempre puede haber complicaciones que solo la figura experta del médico podrá subsanar.

Autor

2017 Distribución y Alimentación - Copyright.
Todos los Derechos Reservados

Back to Top