Desmontando mitos sobre la depilación láser y cáncer

Desmontando mitos sobre la depilación láser y cáncer

Salud No hay comentarios en Desmontando mitos sobre la depilación láser y cáncer

Cuando nos planteamos someternos a un tratamiento de depilación láser, suelen surgirnos infinidad de dudas: ¿dónde me hago el tratamiento?, ¿será seguro? ¿hay relación entre la depilación láser y cáncer?

Mucho se ha hablado ya de los posibles efectos de la depilación láser, pero para llegar a comprender los efectos reales que puede tener una depilación láser en nuestra piel, primero es necesario saber qué es realmente un melanoma y el cáncer de piel.

Para aquellos que lo desconozcan, el melanoma es un tumor de las células que produce el pigmento que hace que nos pongamos morenos y nos bronceemos. Así, el melanoma más común es el lunar que empieza a comportarse de forma extraña, variando el área, borde, color o diámetro (lo que los dermatólogos llaman el ABCD). Teniendo en cuenta que este tipo de melanomas se extiende con mucha rapidez, la revisión dermatológica de todos los lunares expuestos resulta vital en su diagnóstico precoz.

Normalmente, este tipo de tumores tienen un gran componente genético y hereditario y afectan en mayor medida a personas de piel blanca. Y aunque pueden aparecer en zonas no expuestas al sol (como mucosas, plantas del pie o retina), en muchos casos la malignización de las células viene causada por la exposición a la luz solar, más concretamente a las radiaciones ultravioletas B (UVA-B).

Es en este punto, donde es importantísimo entender bien la diferencia entre luz solar y láser. Mientras que el sol es una estrella que produce una radiación luminosa en toda su gama de frecuencias (infrarrojo, UVA, etc…), el láser sólo produce luz en una determinada frecuencia (755nm en caso de alejandrita, 805 si es diodo).

No debemos menospreciar el impacto que tiene el láser sobre la melanima, ya que la piel tiene la capacidad de absorción de la energía mayor cuanto más oscuro sea el objetivo. Por ello, el principal peligro con los lunares y el láser es la posibilidad de disparar a uno en pleno centro y debido a la absorción enorme de energía provocar una quemadura importante. Pero, no hay que ser alarmistas, ya que todos los centros de depilación láser que cumplen con las medidas de control y seguridad necesarias, pintan los lunares con un lápiz blanco para “esconderlo” del láser.

De este modo, a todos los pacientes que se someten a una depilación láser se les aplica una luz en una única dirección, con una única longitud de onda y que se sabe de sobra que no produce malignización celular directa. Por lo tanto, podemos decir tranquilamente que la depilación láser y el cáncer no tienen ni muchos menos una relación directa, y que con la depilación láser no se pone en peligro la salud celular de los pacientes.

Autor

2017 Distribución y Alimentación - Copyright.
Todos los Derechos Reservados

Back to Top