Anemia producida por la nutrición

Anemia producida por la nutrición

Salud No hay comentarios en Anemia producida por la nutrición

La anemia es una afección física en la que la cantidad de glóbulos rojos desciende notablemente. Esta se mide en base a la concentración de hemoglobina, pigmento característico de estas células. La hemoglobina es la encargada del transporte de oxígeno y es la que le proporciona el color rojo a las células.

Una menor concentración de hemoglobina supone una menor cantidad de glóbulos rojos y, por tanto, un transporte deficiente de oxígeno. También, se puede relacionar con el transporte de otros nutrientes, debido a la interacción del hierro con otras sustancias y al importante papel que hacen los glóbulos rojos en la movilización sanguínea.

Podemos encontrar tres tipos de anemia:

  • Por trastorno de producción de glóbulos rojos. Aquí el problema está en el desarrollo celular.
  • Por pérdida de sangre. Se produce por un fallo fisiológico.
  • Por hemólisis (muerte de eritrocitos). Es de carácter metabólico y suele relacionarse con enfermedades de origen genético muy severas.

Causas de la anemia:

En los casos genéticos, en los que no vamos a profundizar, el fallo está en la síntesis de alguna proteína o componente imprescindible para la creación de eritrocitos debido a un «gen defectuoso», por ejemplo. Estas enfermedades deben ser tratadas por el especialista y tienen pronósticos muy diversos, pero graves en la mayoría de los casos.

Algo similar ocurre con las anemias provocadas por la enfermedad, que puede impedir la correcta absorción de hierro o la pérdida sanguínea recurrente. En estos casos, el fallo se puede solucionar parando dicha pérdida, ya que el cuerpo funciona correctamente, formando más y más sangre. Por el contrario, cuando la anemia está producida por un problema de nutrición, el mecanismo que forma estas células no hace su trabajo.

Esto se peude deber a una falta de hierro en el cuerpo, o de ácido fólico o de vitamina B12 en la alimentación. Normalmente, solo el déficit de hierro, si no es severo, no suele producir anemia. Algunas de las razones de este déficit pueden ser: mala alimentación, malnutrición, una dieta poco equilibrada, entre otros. Siempre que la anemia tenga su origen en una alimentación inadecuada tendrá una solución «sencilla». En cualquier caso, siempre es conveniente consultar con un especialista que confirme las causas de este problema con un análisis.

Tratamiento:

En caso de estar ante una anemia ocasionada por un problema nutricional, la solución es muy sencilla: cambiar de hábitos alimenticios. Lo más común es una dieta rica en hierro, que supla ese déficit.

Volviendo al patrón nutricional, podemos adoptar unas pautas dietéticas y nutricionales que nos ayuden a absorber más hierro. Esto nos ayudará a maximizar la eficacia dietética sobre este nutriente, algo muy importante en el deporte. El hierro es vital para un buen rendimiento deportivo.

Además de la dieta, también se suelen recomendar preparados de hierro ingeribles, que contienen grandes cantidades de sales de hierro biodisponibles (que pueden ser absorbidas por nuestro cuerpo), aunque estos nos son siempre convenientes.

Autor

2017 Distribución y Alimentación - Copyright.
Todos los Derechos Reservados

Back to Top