Una vida saludable puede contrarrestar el riesgo ambiental y genético de padecer alzhéimer

Todo apunta a que la adopción de hábitos de vida saludable es muy beneficiosa para la salud cerebral y puede contrarrestar los riesgos genéticos y medioambientales de llegar a padecer alzheimer y otros tipos de demencia. Así lo han confirmado las investigaciones presentadas en el Congreso Internacional de la Alzheimer’s Association (AAIC, por sus siglas en inglés) que se está celebrando en Los Ángeles.

El AAIC es el principal foro mundial para la presentación y debate sobre las investigaciones en Alzheimer y demencia. Este año ha contado con la presencia de aproximadamente 6000 expertos e investigadores de prestigio de todo el mundo y más de 3400 presentaciones científicas.

Las metodologías para indagar en las causas, la progresión, los factores de riesgo, el tratamiento y la prevención de estas enfermedades han sido múltiples, y los informes que han resultado son de lo más esperanzadores.

Durante este acto, se han presentado otros nuevos datos, como los siguientes:

  • Avances en lo referido a una serie de biomarcadores sanguíneos que empiezan a considerarse como posibles coadyuvantes en la detección temprana del alzhéimer y demás demencias, así como otras enfermedades neurodegenerativas, y que pueden contribuir a refinar el diagnóstico y optimizar la inclusión de pacientes en los ensayos clínicos.
  • Diferencias sexuales en los rasgos biológicos que caracterizan el alzhéimer, que podrían explicar por qué la enfermedad afecta de una manera tan diferente a los hombres y a las mujeres.
  • Datos clínicos y diseños de estudio nuevos obtenidos a partir de ensayos clínicos en los que se han evaluado enfoques terapéuticos innovadores contra el alzhéimer.

En el AAIC 2019 también se ha dado cuenta de nuevas investigaciones que apuntan a que adoptar una manera de vivir que comprenda opciones saludables, como llevar una dieta sana, no fumar, practicar ejercicio con regularidad y tener estimulación cognitiva, puede servir para disminuir el riesgo de sufrir una merma cognitiva y demencia.

En uno de estos estudios, se comprueba que los participantes que cumplían cuatro o cinco de esos factores presentaban un riesgo de padecer demencia de Alzheimer aproximadamente un 60% menor que aquellos participantes que no seguían ninguno de los factores, o que solo seguían uno.

Se hace muy necesario contar con métodos de diagnóstico del alzhéimer que sean fiables, baratos y sencillos de administrar, que no resulten traumáticos y de los que se pueda disponer con facilidad, los cuales les serían de gran ayuda a las familias que se enfrenten al alzhéimer ahora y en el futuro, pues permitirían obtener un diagnóstico más rápido y en fases más tempranas del proceso patológico y facilitar, así, la optimización y la aceleración de la atención sanitaria y la planificación para la enfermedad. Estas tecnologías analíticas nuevas, que están desarrollando una serie de investigadores académicos y del sector, también podrían servir acaso para hacer un seguimiento de los efectos de los tratamientos que se administran en los ensayos clínicos.

Redacción: