¿Por qué los niños deben participar en la elección de su ropa?

¿Por qué los niños deben participar en la elección de su ropa?

Salud No hay comentarios en ¿Por qué los niños deben participar en la elección de su ropa?

La ropa que los niños deben llevar para que estén cómodos y no les haga daño o sientan malestar es uno de los mayores quebraderos de cabeza para muchos padres. En ocasiones no contamos con qué parte de la respuesta a esa pregunta se encuentra en los propios niños, a los que hay que hacer partícipes desde pequeños en su vestimenta.

Y es que, dentro de unos límites, los niños deberían poder elegir y decidir sobre su propia imagen. Permitirles que sean ellos los que decidan la ropa que van a ponerse, les ayuda a expresar su personalidad y también a hacerse responsables de su cuerpo y su cuidado. Lógicamente, los adultos deben supervisar sus elecciones, cerciorarse de que no son dañinas para la salud de su pequeño y explicarles las normas básicas y sociales que hacen de una ropa que sea adecuada o no.

Pero, dentro de esos límites, no hay problema en que sean ellos los que decidan la ropa, zapatos o complementos que van a usar durante el día. Una práctica recomendada es que acompañen a sus padres en el momento de comprarla o que miren juntos en Internet tiendas de ropa de bebés online para dejar que sean ellos quienes decidan lo que les gusta y lo que no.

Así, con la elección de su propia ropa, los niños se sienten más seguros y contentos, dado que estarán creciendo con la tranquilidad de que pueden decidir sobre su propia imagen. Esto, además, les hace más responsables de sus prendas inculcando en ellos el valor de cuidarlas casi tanto como si fuera un juguete. De esta forma, los padres estarán ayudando a que asuman unas normas ya más maduras como el guardar las cosas, ser ordenado o echar su ropa sucia a lavar en el cesto o lugar correspondiente.

La creatividad también es parte de la moda y como tal, debe ser un vehículo para que el niño se exprese a través de su propia imagen. Si a un niño le gusta, por ejemplo, un buzo de bebé combinado con otra prenda que, a priori, no pega o no cumple con una serie de normas sociales, habla con él, entiende por qué le gusta y deja que decida si quiere ir así (siempre dentro de unos límites).

Lo que es un hecho es que, si los niños elijen su ropa y deciden sobre su aspecto, consiguen sentirse más seguros, más cómodos y más respetados, pero sobre todo ganarán confianza en ellos mismos.

Autor

2017 Distribución y Alimentación - Copyright.
Todos los Derechos Reservados

Back to Top